Publicado el Deja un comentario

Por qué apoyamos el empoderamiento femenino

¿Qué significa nacer mujer? ¿Qué significa el empoderamiento de mujeres? Mientras piensas en ello, deja que te cuente una historia. Hace algunos años en una visita de la organización TATU Project a una de las comunidades donde desarrollan proyectos con mujeres, una de ellas les dijo: “un día, mi marido llegó a casa y me dijo que no había suficiente dinero para pagar el precio de las clases para mi hija”. Esta madre Maasai orgullosa le contestó a su marido: “no es un problema, si tú no tienes suficiente dinero para su matrícula, ¡lo voy a pagar yo con el dinero que gane!”.

Tal vez suene algo normal para ti, pero el hecho de que una mujer de una comunidad de África oriental pueda decir que ella conseguirá el dinero y que se sienta segura al hacerlo, es un gran éxito que se logró con trabajo y apoyo de muchas personas. Como te habrás dado cuenta a partir de la historia, el empoderamiento ayuda a romper las barreras invisibles que implican nacer mujer. Es una necesidad. Y si quieres entender mejor lo que quiero decir con esto, te invito a que sigas leyendo…

Conseguir un mundo donde la igualdad de género sea una realidad es complicado, pero hay muchas cosas que puedes hacer para apoyar esta causa y ganar la batalla a la discriminación. Por ejemplo, una forma perfecta de asegurarte de que estás ayudando a mejorar el día a día de muchas mujeres, colaborando para que tengan unas condiciones de trabajo dignas y puedan adueñarse de su futuro, es adquirir productos de Comercio Justo.

Al comprar este tipo de productos te estarás asegurando de que las personas que los han producido han recibido una remuneración adecuada por su trabajo, que no han sido explotadas y que tendrán acceso a créditos, formación y otros valiosísimos recursos para seguir mejorando su producción y, también, su futuro. En otras palabras, comprar productos de Comercio Justo garantiza que las mujeres reciban el mismo sueldo que los hombres por su trabajo y que, además, puedan acceder a todo tipo de ayudas para mejorar su vida.

En este sentido, otra forma de garantizar los derechos de las mujeres que tienes a tu alcance, como un complemento a la compra de productos de Comercio Justo, es apoyar iniciativas como el proyecto de la ONG TATU Project.

Esta organización viene desarrollando desde el año 2013 un proyecto de empoderamiento, educación y de desarrollo sostenible en la comunidad de Msitu wa Tembo y Londoto. Esta es una comunidad rural situada en la región Manyara a unos 40 km de la ciudad de Moshi, en Tanzania.

Gracias a este proyecto, se está logrando que las mujeres de esta comunidad se conviertan en lo que quieren ser.

En una primera etapa les ofrecen un programa de empoderamiento para que cada una de las mujeres desarrolle sus capacidades a un nivel individual, relacional, social e institucional.

Después, a través del apoyo grupal, comienzan a allanar el camino hacia sus objetivos personales, a través de capacitaciones económicas para reforzar el ahorro y el espíritu empresarial.

El lema de la ONG es que una mujer que se siente empoderada tiene más habilidades o recursos personales para tomar decisiones por sí misma, compartir el poder en la toma de decisiones con sus familias, es capaz de participar en el ámbito político y económico, además de tener todos los recursos necesarios para acceder a todos sus derechos. Ya que una vez que se sientan empoderadas serán un motor natural de cambio para la comunidad.

¿Qué es el empoderamiento femenino?

Aunque escuchamos mucho esta palabra, muy pocas veces nos ponemos a pensar en lo que realmente significa y, sobre todo, cuál es su impacto para las mujeres en su lucha por la igualdad, el reconocimiento y ejercicio de sus derechos, así como en su camino para vivir una vida libre de violencia.

Según la Real Academia Española, empoderamiento se refiere a la acción y efecto de empoderar, es decir a “Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”.

Aunque parezca algo nuevo, el empoderamiento femenino lleva años en marcha. En 1995, en la celebración de la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing, ya se hablaba de él.

En definitiva, el empoderamiento femenino es el proceso que permite el incremento de la participación de las mujeres tanto en el aspecto personal, como en el social de su vida. Gracias a él, pueden ser dueñas de sus vidas e intervenir plenamente y en igualdad en todos los ámbitos de su sociedad, incluyendo la toma de decisiones y
el acceso al poder.

También reconoce el protagonismo o preponderancia que las mujeres desempeñan tanto en el plano individual como en el colectivo.

El proceso de empoderamiento de las mujeres debe incorporar una visión crítica sobre el sistema de género, sobre los papeles y estereotipos asignados por el género a los sexos y sobre los déficits de participación históricos de las mujeres.

Debe trabajarse a partir de estrategias que potencien la igualdad efectiva en el acceso a los recursos básicos, entre ellos, la educación, la sanidad o el empleo de calidad. Y debe incorporar reconocimiento y revalorización de las mujeres por sus aportaciones en cualquier campo de la actividad humana y por su capacidad para luchar por sus derechos y su emancipación.

Neceser Adventures

¿Por qué las mujeres son un motor de cambio social?

Las Naciones Unidas y otros organismos internacionales llevan décadas señalando el importante rol que desempeñan las mujeres en determinados países, especialmente en aquellos lugares con necesidades estructurales.

En muchos casos, por ejemplo, soportan gran parte de la carga productiva de sus familias o comunidades, y asumen la gestión de los recursos.

Aparte, su papel es todavía más relevante si tenemos en cuenta que tradicionalmente han sido las encargadas de labores ligadas al avance de sus comunidades, por ejemplo, la alimentación y la educación de los hijos e hijas.

Si queremos conseguir una sociedad que realmente sea más justa y con las mismas posibilidades para todas las personas, es indispensable seguir avanzando para mejorar la situación de las mujeres en sus comunidades. De esta manera se fortalecería la riqueza de los países, la igualdad de oportunidades sería una realidad mucho más cercana y el género dejaría de ser un freno para poder tener un futuro esperanzador.

Mejorar la situación de las mujeres es importante. No solo para que ellas puedan disfrutar de los mismos derechos que los hombres, sino que también implica hacer avanzar la economía y contribuir a una gestión más eficiente y justa de los recursos de cada país, contribuyendo a aumentar el número de personas trabajadoras y creando riqueza gracias a su trabajo.

Las mujeres son una fuerza primordial para ayudar a que las comunidades se integren mejor y se dejen atrás muchos prejuicios raciales y culturales gracias a fenómenos como el asociacionismo, que permite fomentar la solidaridad, la integración y el contacto entre los pueblos.

¿Qué puedes hacer tú para ayudar?

Sólo organizadas y con más capacidad para exigir el cumplimiento de nuestros derechos, construiremos sociedades más justas.

El empoderamiento femenino es un instrumento para enfrentarse a la desigualdad y la violencia que sufren las niñas y mujeres en el mundo. Aún queda mucho por hacer.

Para eso, necesitamos una poderosa marea, no solo femenina, para cambiar las reglas actuales. Transformar la sociedad hacia una mejor está a nuestro alcance, si hombres y mujeres trabajan a la par. Con el trabajo y apoyo de todos, podremos crear un mundo donde la igualdad de género sea una realidad.

¡Hagámoslo posible!

Andrea Perrone – Copywriter

Facebooktwitterpinterestmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 13 =