Publicado el Deja un comentario

Mujeres que inspiran, Claudia Rodríguez

Claudia Rodríguez es otra de las mujeres que nos inspiran y teníamos muchas ganas de entrevistar. Ella comenzó su viaje de «solo ida» allá por 2014. Desde entonces ha recorrido países en 4 continentes a un ritmo pausado que le permite comprender un poquito mejor esas otras formas de vida que tanto le intrigan. Con su ordenador y su cámara siempre encima, intenta transmitirnos su pasión por viajar a través de su blog Solo Ida y su cuenta de Instagram.

¿Cómo nació tu pasión por los viajes?

Pues creo que la culpa la tuvieron mis padres. Desde pequeña nos llevaron a mi hermana y a mí de viaje con ellos y poco a poco le fuimos cogiendo gustillo. Aunque no me acuerdo de nada, ya con 3 añitos estaba dando vueltas por Marruecos y con 11 fui a Nueva York y los parques de Disneyworld en Orlando. Imagino que era cuestión de tiempo que mi vena viajera se disparara.

¿Por qué decidiste empezar el blog “Solo ida”? Cuéntanos acerca de él.

Solo Ida nació justo el día que comencé mi viaje de solo ida en 2014, justo la noche de antes de partir. Quería tener una bitácora en la que contar mis experiencias a más gente y, sobre todo, enseñar que es algo factible y no una locura de unos cuantos. A mí me costó muchísimo dar el paso y si le podía facilitar un poco la vida a alguien más, me daba por satisfecha.

Acabas de empezar un nuevo proyecto llamado “Viajar por Filipinas”, ¿en qué consiste?

¡Sí! Mi pareja (Jairo) y yo estamos súper ilusionados. Era una idea que nos rondaba desde hace años. Se trata de una página web en la que vamos a agrupar todo el conocimiento que hemos adquirido de nuestros viajes por Filipinas para ayudar a los viajeros a que sea más sencillo planificar su travesía. Tuve la suerte de vivir en Filipinas en 2010 y caí enamorada, desde ese momento no he parado de volver y el objetivo es seguir haciéndolo mucho más.

Entrevista a Claudia Rodríguez

Llevas viviendo como nómada digital desde el 2014, que no es poco, ¿cuáles son los pros y contras de este tipo de vida? y ¿qué consejo le darías a alguien que tenga el sueño de vivir viajando y trabajando por el mundo?

La mayor ventaja de este tipo de vida es la absoluta libertad para estar donde te apetezca y también para montarte tú mismo los horarios. El mayor contra es, precisamente, no tener una base fija ni rutina y el aprender a centrarte. Son muchos los estímulos y necesitas montarte tú mismo esa rutina allá donde estés.

Mi consejo es que piense en qué podría ofrecer según sus aptitudes y le ponga mucho empeño. Estamos en una era en la que parece que ser nómada digital es la panacea a todo. No se trata de una forma de vida ideal y creo que no le acaba de gustar a todo el mundo. La clave es tantear y trabajar mucho en ello. No es lo más sencillo del mundo, ¡pero se puede!

¿Qué lugar en el mundo no volverías a visitar, por qué?

Mmmm… En estos momentos no diría a ningún viaje que no. Estoy en un momento de mi vida que no me apetece volver a viajar sola por India, no porque me parezca peligroso, es que me parece muy cansado porque tienes que estar con los sentidos a mil y prefiero estar más tranquila. Aunque sé que en un tiempo, ¡volveré!

¿Qué lugar en el mundo volverías a visitar una y mil veces? ¿Qué hizo enamorarte de ese lugar? Tengo un presentimiento de que empieza por F… 😉

¡Jajaja! Exacto, Filipinas es siempre mi predilecta. Cuanto más voy, más islas quiero ver.

Aun así, te diré otro más: Islas Galápagos. Fue amor a primera vista 🙂

¿Qué lugar o experiencia hace tiempo que tienes en tu bucketlist y tienes unas ganas locas de ver o hacer?

Tengo entre ceja y ceja ir a las islas del Pacífico: Tonga, Fiji, Vanuatu y toda aquella que tenga un nombre difícil.

Cuéntanos un momento especial que hayas vivido viajando y se haya quedado grabado en tu mente para siempre.

Aunque he tenido experiencias brutales como el momento que vi las cataratas de Iguazú por primera vez o a mis ansiados tiburones martillo en Galápagos, siempre me viene a la cabeza el momento en el que despegó mi avión de Málaga de camino a Bangkok. Era la primera vez que viajaba sola y sin billete de vuelta. Aunque estaba súper nerviosa, cuando me vi en el aire sentí la sensación de libertad más grande de toda mi vida. No tenía ni una reserva, ni un plan, el mundo estaba literalmente para mí.

Desde Miss Viajera apostamos por la protección del medio ambiente y de los derechos humanos, ¿qué significa para ti ser un viajero responsable?

Siempre digo que cuanto más viajo, más me duele el mundo. Es imposible viajar y no darte cuenta de lo que estamos haciéndole al planeta. Viajar es un acto de amor a uno mismo y al planeta, así que lo mínimo que podemos hacer es que nuestra huella sea la menor posible y que ese mínimo sea lo más positivo. Aparte de no contribuir a prácticas irresponsables con animales y personas, creo que está bien potenciar la economía local yendo a pequeños hoteles, comiendo en restaurantes locales o haciendo tus compras en otros lugares que no sean grandes almacenes. Es lo mínimo, si puedes implicarte un poco más y contribuir con alguna organización en destino o denunciar alguna situación en particular utilizando las redes sociales, sería genial.

Entrevista a Claudia Rodríguez

Todos sabemos que viajar es un constante aprendizaje, ¿qué has aprendido tú?

¡Uf! ¡Muchísimo! No diré que soy una persona distinta a la que comenzó a viajar de esta forma, pero sí he aprendido muchísimo. He abierto muchísimo los ojos a la hora de ver qué tipo de turismo hacemos y la forma en la que afectamos al destino. Ahora, cada vez que voy a hacer una actividad en la que estén implicados animales, me informo a través de fuentes oficiales. Cuando se trata de hacer una visita a etnias o tribus, también creo fundamental saber qué es lo que estamos apoyando. De igual manera, soy mucho más cuidadosa con los residuos que genero y dónde los dejo. Finalmente, he dado el paso de dejar de comer productos animales mientras viajaba. Ver de primera mano y cada día a tantos animales en un estado lamentable y el impacto que la industria ganadera, sobre todo, está dejando en el planeta, me hizo replantearme mis prioridades.

Nos conocimos hace poco porque me puse en contacto contigo para ofrecerte una posible colaboración y decidiste apoyar el proyecto, ¿qué fue lo que te gustó de él?

Me parece un proyecto precioso que implica no solo materiales ecológicos, sino que apoya una causa que me encanta: el empoderamiento de las mujeres. Que la compra de estos productos que animan a viajeras a cumplir sus sueños viajeros también implique que otras mujeres puedan valerse por sí mismas y prosperar me parece un objetivo muy bonito.

Por último, ¿dónde te ves a ti misma en 10 años?

¡Guau! Vivo muy al día y no sé dónde estaré el mes que viene, así que no tengo mucha idea… Sin embargo, me gustaría continuar desarrollando proyectos online que me permitan poder estar en el rincón del mundo que me apetezca. Quizás dentro de 10 años ya haya encontrado algún lugar en el que tener una base a la que volver. Siempre me veo viviendo junto a la playa en un lugar con palmeras, aunque todavía no tenga ganas de parar.

Muchas gracias Claudia por permitirnos hacerte esta entrevista, seguro que muchas viajeras se sienten inspiradas por tus palabras. Te deseamos todo lo mejor en tu nuevo proyecto » Viajar por Filipinas».

Facebooktwitterpinterestmail
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =